Información

América Latina es la tercera región del mundo más afectada por el VIH, después de África Sub-Sahariana y el Caribe. Según las últimas cifras de ONUSIDA, 1.4 millones de personas viven con VIH en esta región, en la cual las características de la epidemia varían en relación a las culturas de los diferentes países, las diferencias sociales, étnicas y geográficas.

Una de las características comunes de esta epidemia en la región es su invisibilización, profundizada por el estigma, la inequidad de género, la discriminación por orientación sexual, las dificultades en el acceso a la educación y a la salud.

En América Latina, la principal vía de transmisión del VIH son las relaciones sexuales heterosexuales y homosexuales. Las relaciones sexuales sin protección entre varones son un factor de transmisión importante en Bolivia, Chile, Ecuador, y Perú, así como en países de América Central como El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua y Panamá.

Cifras publicadas por ONUSIDA

Personas viviendo con VIH: 1.4 millones
Nuevas infecciones (2007): 140 mil
Muertes a causa del SIDA (2007): 63 mil

La prevalencia del VIH en población adulta en América Latina está estimada en 0.4%. Se ha documentado una elevada prevalencia entre hombres que tienen sexo con hombres en Perú; Buenos Aires, Argentina; Montevideo, Uruguay; en ciudades bolivianas; en Quito, Ecuador y en algunas ciudades de Colombia.

Se encontró una prevalencia del VIH del 10% entre las profesionales del sexo en Honduras, del 4% en Guatemala y del 3% en El Salvador. Indicios recientes señalan una marcada disminución de la prevalencia en Honduras.

En Argentina, el uso de drogas inyectables representó sólo alrededor del 5% de las nuevas infecciones. Los niveles de infección entre usuarios de drogas inyectables descendieron en algunas ciudades brasileñas y aumentaron notablemente en las capitales de Paraguay y Uruguay.

Cifras cada vez mayores de mujeres se infectan en varios países de la región, entre ellos, Argentina, Brasil, Perú y Uruguay.

Más información: Informe UNGASS América Latina 2010